La Curva De Intensidad En Un Solo

foto solo de guitarraLa curva de intensidad en un solo de guitarra es un concepto muy importante a tener en cuenta cuando nos encaramos con una improvisación. Conocer las herramientas de las que dispones y como usarlas puede ser la diferencia entre hacer un buen solo o rellenar un tiempo del tema con notas correctas (o a veces ni eso :-P) La pregunta que tenemos que hacernos en un principio es, ¿Qué elementos crean tensión y cuales relajan?

La dinámica (como ya comenté en otra entrada) es muy importante. Debemos comenzar con una dinámica baja, para ir calentándola. Notas largas en el motivo inicial, y comenzar en el registro grave o medio, exponiendo un motivo interesante, que a continuación iremos desarrollando, variando, desplazándolo rítmicamente y poco a poco usaremos notas más cortas para ir aumentando el registro en el instrumento, cuanto más agudo, más tensión.

La idea del motivo, tiene que ser una buena excusa para captar la atención del oyente, e intentar explotarlo bastante y variarlo antes de abandonarlo y pasar a otra idea melódica. Un motivo puede seguir desarrollándose usando las mismas notas en el mismo registro, o en otro, pero además si usamos la misma figuración rítmica usando otras notas, ese supuesto nuevo motivo tiene una reminiscencia al anterior y seguiremos dando la sensación de continuidad en nuestro solo.

Todo esto para ir calentando el solo hasta llegar a lo que se llama punto de climax, que es el momento álgido. Si el tema es una balada, es esa nota aguda estirada con mucho carácter que hace que se te erice el pelo, y si es un solo mas rockero o potente es cuando sacas ese recurso que tocas mil notas por segundo y dejas al público con la boca abierta. Una vez pasado el momento de climax toca relajar el solo, o terminarlo, pero para eso, no usamos el mismo tiempo que hemos usado para calentarlo, ese tiempo debe ser muchísimo menor, o de lo contrario el público se aburre.

Un concepto que me gusta contarle a mis estudiantes es que todo arte necesita de contrastes, la pintura necesita de colores complementarios para ganar volumen en el dibujo, en la literatura se necesita de un punto de giro o de lo contrario el lector se aburre, lo mismo nos pasa a nosotros, no podemos ser previsibles, al contrario acostumbra al oyente a que crea que sepa lo que va a venir y a continuación llévatelo a un punto que no se espere para lograr ese contraste.

Un error típico de novato que yo también cometía al principio era usar mi recurso más espectacular al principio del solo, quedando por mostrar en el desarrollo del solo poco o nada de interés, consiguiendo así que la audiencia se aburriera. ¡Cuidado, no muestres tus mejores trucos al principio o te quedarás sin recursos para después! Mi consejo para evitarlo, usa algún backing track largo, grábate, y sobre todo se crítico contigo mismo y escúchate, quédate con lo bueno y lo que te gusta, y descarta lo malo, lo que no lleva a ningún sitio o no aporta nada de interés al solo. Paciencia y práctica, además guarda en tu disco duro esas improvisaciones y vuelve a escucharlas pasado unos meses, te darás cuenta de tu propia evolución. Tocamos todos los días y siempre nos vemos igual, nos pasa igual que con nuestro aspecto físico, pensamos que no mejoramos, que todo el trabajo no cristaliza en nada, pero no es así, mira alguna foto tuya de hace un año, y te llevarás una sorpresa de como has cambiado.

Ánimo y a trabajar duro.
¡Hasta la próxima semana!

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad