Jose Deza, “el ritmo como motor de vida”

Jose Deza, es un músico, maestro y bajista madrileño. Su currículum habla por él, bajista de vocación desde los 12 años, comenzó su formación escuchando, copiando y analizando discos. Fue años más tarde cuando continuó sus estudios en la escuela 21st Century Music en Madrid donde conoció a Toni Ferrer con quién siguió su formación durante 7 años y más tarde con Arián Suarez, y Ander García en la escuela ESMUVA , además de distintos cursos de formación Online.

Su eclecticismo musical le ha llevado a tocar y desarrollar diferentes estilos como el pop, rock, funky, soul, jazz o son cubano. Este buen hacer y conocimiento de su profesión, ha  a trabapermitido a Jose trabajar con formaciones y artistas de primer nivel nacional como Marlango, Rubén Pozo (ex Pereza), Lagarto Amarillo, Red House y Malú entre otros, y también poder participar en musicales como “La fuerza del destino” conocido musical tributo a Mecano.

En la actualidad trabaja en las formaciones de Cristina Rubio, Ismael Romero, Aitor Flamingos y de colofón a su ya dilatada agenda es profesor de música en diferentes Escuelas Municipales de música de la Comunidad de Madrid.

Estamos en una mañana soleado, en plena crisis mundial del Covid-19  y éste detalle nos obliga a hacer la entrevista de forma telemática. Tras saludar a Jose Deza este comienza a hablar de la importancia de ser un músico versátil en la actualidad musical, y las ventajas que eso conlleva en lo que a conseguir trabajo se refiere.

 

  • ¿Bajo tu perspectiva como músico profesional que crees que debe tener un guitarrista para considerarse válido?

Considero que un buen guitarrista debe asumir el papel que tiene en una banda, si es un rítmico que adopte ese rol y no se salga de él. Por ejemplo, me suelo llevar muy bien con los guitarristas rítmicos porque desempeñamos un papel de sustento en la banda. Otra cosa que me parece fundamental es que el guitarrista tenga un buen sonido, definido, claro y sin estridencias, que sepa tocar y trabajar para la banda en ese momento y no trabaje para él. Y por último, y me parece algo fundamental, la humildad, que como músico sea humilde, eso establece una buena relación de feeling en el trabajo.

 

  • De cara a trabajar en componer o arreglar música con un guitarrista, ¿Qué crees que tiene que trabajar un aspirante a guitarrista profesional?

Debe tener una base armónica sólida, que cuando se le presente una armonía sepa con certeza lo que funciona y lo que no funciona. De forma que si sabe que puede usar una lidia b7 no se limite a subir y bajar la escala, eso es gramática y eso lo sabemos todos, lo importante es construir una frase que funcione bien en el contexto musical en el que se está trabajando. Que sepa pensar de qué manera su idea suma a la canción que se está arreglando y que no intente demostrar lo que sabe, no es necesario hablar todo el rato para hacerte entender.

A mí en particular me resulta más interesante lo que pueda decir Chuck Berry en un tema que lo que haría Yngwie Malmsteen, pero insisto, es mí gusto personal. Hay personas que te dicen mucho más con un par de frases, que otras que dan una parrafada entera, es una forma de comunicación y como tal tenemos que pensar en esos términos. Y esto que digo es se puede aplicar a cualquier músico y su instrumento. Rellenar por rellenar, no.

 

  • ¿Qué echas de menos cuando trabajas con guitarristas?

Menos volumen! (risas). Ahora en serio, la falsa sensación de que están tocando poco. Y como dije antes, un sonido preciso y efectivo, que cuando entre no te de un susto, sino que empaste y sea uno más dentro de la banda, evitar esos picos.

 

  • ¿Cuál crees que es el punto fuerte de los guitarristas?

Yo creo que el punto fuerte de un buen guitarrista es el carisma. Si pusieras a distintos guitarristas a tocar el mismo solo, sabes perfectamente con quien te quedas por su carisma en escena. Dado que tocan un instrumento tan increíblemente versátil y con tantas posibilidades, el carisma del músico es uno de los puntos fuertes. No es lo mismo trabajar con un virtuoso que parece un mueble en el escenario que trabajar con alguien que aunque no tenga tanta destreza con el instrumento, tenga más carisma en escena. Eso es lo que a mí me motiva, verle hacer su papel de “Frontman” que asume su papel, y que sabe cuando es su momento y cuando no.

Es más un tema de actitud que un tema musical, asumes tu papel durante tu trabajo y luego fuera de él eres la persona de siempre. No me gusta el músico endiosado que vive en su propio escenario continuo. Por poner ejemplos de guitarristas que conocemos, tenemos a Francisco Simón que es un ejemplo de carisma puro y duro. Cuando trabajé con Red House aprendí muchísimo de ellos, cada uno tiene un rol y lo defiende en escena de forma magistral pasando el protagonismo entre unos y otros y haciendo un show muy dinámico. O por ejemplo, Carlos Calzada, que sabe perfectamente cuando llega su momento y te deja impresionado en un santiamén.

 

  • ¿Se te ocurre alguna actitud que veas que se repita en los guitarristas?, no tiene que ser ni buena ni mala

Las caras que ponen durante los solos y lo de levantar la manita al terminar sus 25 vueltas de solo indicando a la banda que ya ha terminado y se ha quedado a gusto! (risas)

 

  • ¿ Qué es lo que más te ha llamado la atención de un guitarrista en escena?

Pues me encantó ver mientras tocábamos con Ismael Romero en el Palacio de los Deporte, que todo el público cantó un solo del guitarrista de principio a fin, poder sentirlo y que se te pongan los pelos de punta es muy emocionante. Y también ver como a un guitarrista con el que trabajaba se le rompían dos cuerdas y el, ni corto ni perezoso hizo el mismo solo usando otras cuerdas y afinando los bendings en pleno directo.

 

  • Y por otro lado, ¿Qué es lo peor que has visto hacer a un guitarrista en escena?

Nunca me ha gustado que cualquier músico, no solo guitarristas, se suba al escenario algo más revolucionado de lo normal, por lo que sea, o cualquier falta de respeto hacia técnicos, backliners o directamente compañeros de banda, estamos todos en el mismo barco. El desprecio o la soberbia no son buenos compañeros de actuación.

 

  • ¿Algún mensaje o consejo que quieras lanzar a futuros guitarristas de la escena?

Que escuchen muchísima música, pero no solo de su instrumento, a veces las mejores ideas no te las da tu propio instrumento. Yo en particular escucho a muchos saxofonistas. Que no paren de buscar ideas nuevas, mantenerse activos y motivados. Que toquen con mucha gente distinta y que aprendan a escucharse a ellos mismos.

 

  • Y para concluir, ¿un hábito diario que recomiendas?

Cantar y cantar, que te fijes en toda la música que te acompaña durante todo el día, desde el sonido del teléfono, hasta el de una ambulancia. Intentar identificar los sonidos de todo lo que te rodea, o sea, desarrollar el reconocimiento auditivo de las cosas, y el ritmo implícito que tienen. Que pienses en eso y una vez asimilado, usarlo de forma consciente en tu instrumento. Una cosa que promuevo en mis alumnos es la idea de “hacer todo con ritmo”, tienes que caminar con ritmo, cortar un filete con ritmo, etc. El ritmo y el sonido está ahí siempre, y si tomas consciencia de ello mejoras muchísimo. Que entiendan el concepto de “ritmo como motor de vida”.

Si quieres conocer mejor a Jose Deza, sólo tienes que visitar su canal de Youtube, aquí te dejo su enlace

 

Deja un comentario

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad